lunes, febrero 18, 2013

Hombre prevenido ...

El día que apareció en el trabajo media hora más tarde de lo previsto no pudo disimular, no hubo escusa, iba envuelto en una sábana que le asomaba por debajo de las ropas y también sobresalía por el cuello de su camisa, además de producir una enorme y blanda chepa en su espalda, dio a entender con total claridad, que aquel día ,se le habían pegado las sabanas.
En la hora de descanso se marchó presuroso a la casa de socorro, allí después de ser sometido a una intervención de urgencia, por fin se liberó de ellas, desde entonces duerme en la bañera vestido con la ropa del día siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario