martes, marzo 05, 2013

Mio

Solo a las niñas guapas y a los hermanos que se las presentaban dejaba el barquero cruzar el río gratis. A las abuelas las cobraba con buenos guisos y panes recién hechos, a los hombres les pasaba a cambio de unos vinos en la taberna del pueblo y lo mejor de todo es que el barco no era suyo, un día le pintó MIO en el casco y  le quitó el amarre del muelle en el que llevaba años muriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario