lunes, febrero 24, 2014

Nunca es tarde

Aquel día llegó tarde a la oficina, como era habitual desde los albores de su vida laboral, al principio se pensaba que era por su juventud, una persona con ese carácter fantasioso y distraído, era casi normal que llegara tarde a todos los sitios, pero el tiempo pasó y lo de ser impuntual se incorporó a su vida como el hoyuelo que asomaba en su cara cada vez que sonreía y sus distracciones le jugaron más de una escena incómoda y tal vez algo ridícula.
La última fue aquel día, en el que llegó como siempre, tarde a la oficina. Había una reunión taciturna y todos esperaban sentados al rededor de la mesa que había en la sala de juntas. Apareció presurosa, como no, simulando haber corrido, aunque todos sabían, que vivía a tres minutos y además usaba el coche, se quitó el abrigo deprisa y la sorpresa fue descomunal, cuando todos observaron que en el hombro se había traído un paño bien sucio de cocina.
Lo cogió de una punta y lo tiró al aire en un acto prácticamente reflejo, yendo a parar al perchero ante la mirada atónita de todos sus compañeros.
Carraspeó y así, dio por concluido el evento, dando permiso a su jefe para que comenzara la reunión.

4 comentarios:

  1. Una certera estampa cotidiana, sencilla pero bien narrada.

    ResponderEliminar
  2. Es todo un grandísimo honor para mi que lo hayas leído y que además, lo hayas comentado, muchas gracias por la visita. venga usted cuando quiera, será siempre bien recibido. Un contentísimo saludo.

    ResponderEliminar
  3. me he reído, me he reído pero de verdad...

    ResponderEliminar
  4. Hola, vengo de 280 y punto, allí vi tu enlace y acabo de leer tu relato. Me ha encantado el humor con que tratas el tema de la inpuntualidad de esta chica. Ese final apuntando al perchero es para reírse, genial.

    Me alegra venir a verte, me quedo para seguir tus relatos.
    Te invito a ver mi blog también, aquí te dejo el enlace: http://literaturaavueltas.blogspot.com.es/
    espero sea de tu agrado.
    Rosa
    Saludos

    ResponderEliminar